Hace años nos hubiera parecido muy futurista el poder crear objetos en nuestra propia casa mediante una impresora 3d. En cambio, hoy en día son muchas las personas que tienen una en su casa, y más aún las empresas que han incluido la impresión 3D como medio para crear prototipos o fabricar productos para su comercialización; y por eso queremos contarte qué son las impresoras 3d y cómo funcionan.

Las personas que tienen alma de maker y les gusta aprender cosas nuevas sobre tecnología, ya conocerán un poco más a fondo en que consiste la impresión 3d. Pero hay muchas otras personas que aunque han oído hablar del tema, realmente no saben de qué va eso de las impresoras 3D.

¿Qué son las impresoras 3D?

Te habrás preguntado muchas veces ¿Qué son las impresoras 3D? y es que aún no estamos muy familiarizados con ellas, pero de aquí a unos años más, o tendremos una en nuestra casa, trabajaremos en una empresa que las utilice, o tendremos algún objeto realizado mediante impresión 3d.

Las impresoras 3d son dispositivos con los que, mediante software o programas de diseño como Freecad, Cura, o 3D Builder, se pueden imprimir objetos por capas y poder cogerlos con tus propias manos en tan sólo unas horas.

Si necesitas servicios de renting y alquiler de impresoras y fotocopiadoras en Murcia y Sevilla, contacta con nosotros.

¿Cómo funcionan las impresoras 3D?

Y ahora, ¿Cómo funcionan las impresoras 3D? Las impresoras 3D se componen de distintas partes. En su estructura, va integrado un panel de control, donde se pueden introducir los archivos creados con el software de impresión que contienen el diseño de la pieza mediante una tarjeta SD o con conexión por cable directamente desde el ordenador.

Disponen de un motor para el eje X, otro motor para el eje Y, y otro motor para el eje Z, que se mueven bajo las órdenes del software, y van dirigiendo los movimientos del extrusor; que es el encargado de calentar e ir expulsando el material para la impresión de las piezas, que se va depositando en la cama caliente capa a capa para obtener la pieza final. La cama caliente es donde las piezas se van imprimiendo (podríamos decir que es como el papel para la tinta en una impresora convencional).

Por otro lado, en la impresora se acopla un soporte para la bobina de material, que suele ser PLA, ABS y filamentos especiales para impresoras 3D. El material con el que se imprime se presenta en rollos, como si fuera una bobina de hilo, y esta especie de hilo de plástico o distintos tipos de resinas, se conectan en la boquilla del extrusor.

Además, por supuesto tienen diversas correas para el movimiento de los motores, ventiladores para el sistema de refrigeración, y demás componentes como tornillos sin fin.

Las impresoras 3D permiten al usuario diseñar e imprimir sus propios objetos decorativos, piezas, accesorios… Se pueden realizar todo tipo de objetos sólidos tridimensionales, el límite es la imaginación.

Y lo mejor de todo es que, como el mundo de la impresión 3D avanza tan rápido, se están consiguiendo crear soluciones eficaces y que son de gran utilidad. Por ejemplo, se ha desarrollado una técnica para imitar los vasos sanguíneos mediante impresión 3D, se han fabricado sensores de glucosa con impresoras 3D, y hasta esta técnica se puede utilizar para repoblar barreras de coral en los océanos.

Son muchos los proyectos que se pueden realizar gracias a ellas y cada día surgen nuevas soluciones y retos de impresión 3d.

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra web, para mejorar nuestros servicios y facilitar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.